martes, 26 de octubre de 2010

Palabra cumplida























"Y cuando me acostaba en su habitación...me veía privado del sueño. No era capaz de descansar allí; en cuanto cerraba los ojos notaba su presencia al otro lado del cristal, o abriendo los paneles y entrando en el recinto de la cama, o incluso recostando su adorada cabeza en la misma almohada que yo"
(Emily Brontë)

La noche caía recubriendo los tejados de la ciudad en naranjas y marrones rojizos, la noche caía enfebrecida para pasar después a cubrir con un velo de sombras todas las prisas del día a día convirtiéndolas en cenizas como los edificios grises que iba dejando tras de sí.
Era una noche fría de otoño. Rubén encendía otro cigarrillo y se adentraba en el laberinto de calles de su viejo barrio. Sonaban sus pasos, ecos fríos de zapatos muertos en baldosas húmedas de soledad.
Después del trabajo iba al bar de su amigo de la infancia, Carlos. Noche tras noche bebía entristecido, recostado sobre la barra en un rincón sombrío, sumando nostalgia y desamor recordaba a María, lamentando sin llorar como se fue, tan rápido, con esa enfermedad. Rubén miraba abstraído el mundo de los demás, embrujado, como un expectador de un televisor sin pantalla.
Después...volvía  a su casa, volvía como narcotizado. Se sumergía en las sombras y a tientas llegaba a su habitación desplomándose borracho sobre la cama.
Echándola de menos, imaginaba a María entre las sábanas, podía hasta sentir su olor a lilas, podía hasta escuchar su tos despertándole en sueños.

Aquella noche cayó como un saco sobre el colchón. Empapado en alcohol y aún vestido se sobresaltó. En el umbral de la puerta estaba María. Sí , estaba seguro. Otra vez soñaba, empezó a reír para sí mismo y se dejó llevar.
Podía oler su olor a lilas, siempre le había saturado un poco ese olor y ahora...lo buscaba como un perro.
María le dijo que siempre estaría con él, que volvería.
Parecía tan real. Ella le desvistió con suavidad mientras le alborotaba el alma con su voz, como echaba de menos su voz. Empezó a besarle con ansia y en vez de labios parecían dos llamas que le herían, que le quemaban. Sus pechos restregándose contra su cara, sus piernas y su cuerpo arqueándose alrededor de Rubén. Le revolvió el pelo echándole la cabeza hacia atrás, lamiéndole el pecho, mordiéndole el vientre. Apretando su cuerpo dentro del suyo.
De repente sintió que aquello no podía parar, casi era una pesadilla de dolor, pero no podía pararlo. El sexo le ardía como si María tuviese cuchillas dentro, se estaba desangrando dentro de ella. Se estaba desvaneciendo entre el placer y un terrible sufrimiento. María a besos, María hablándole, María amándole, María masticando hasta su último aliento, hasta su último jadeo.

A los tres días, en la oficina se preguntaron dónde estaba Rubén. 
Cuando la policía entró en el destartalado apartamento, se encontraron a Rubén muerto boca arriba y desnudo sobre su cama. Todo apuntaba a muerte natural. Sin embargo, nadie podía explicarse la formidable sonrisa de Rubén y el olor a lilas, casi asfixiante, que emanaba toda la habitación.

Muchos abrazos

                                                                                               

                                                                             

23 comentarios:

  1. Un relato genial y conmovedor que deja la piel erizada. ¡Brillante! ¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me dejaste boquiabierta.Genial tu relato ..y el final increíble.
    Muchísimos besos.

    ResponderEliminar
  3. fuerte, muy fuerte, sólo pensar en el pobre hombre y su manera de amar, en su desolación y su añoranza eterna por el amor perdido de María

    muy bueno, los detalles, esos benditos detalles que tanto me apasionan, muy bien relatado Ojitos, muy bueno

    besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Tienes una manera de narrar tus relatos, increíble, te felicito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Genial...a mi cuando me dice que cuando se muera me va a venir a visitar le contesto que lo vuelvo a matar, por si acaso.
    Felicidades como siempre.

    ResponderEliminar
  6. Se lo llevó con ella y lo hizo a lo grande.

    Buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. la verdad, me encanta, muy bueno

    ResponderEliminar
  8. APLAUSOS Y MUCHOS!!!!!!!!!!!!!!!! Excelente relato, no tiene desperdicio. Me encantó la descripción de perfil psicológico del personaje masculino. FELICITACIONES!

    Muchas gracias por la visita. La foto de Yul causó sensación!

    Mañana te invito a mi blog, publico mi primer relato (hace mucho tiempo que no escribía) en mi nuevo blog. Ojalá te agrade!

    BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!

    ResponderEliminar
  9. Genial, tus relatos son de lo más atractivo. No solo por lo sugerente del tema, si no porque el final es totalmente inesperado, no sospeché que Rubén muriera en brazos y entre los besos de María, su adorada y añorada esposa.

    Muy agradable de veras. Es un placer recrearse por tu palabras.

    saludos.

    ResponderEliminar
  10. Bien relatado pero trágico...
    Me gustó. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Ojosnegros ! El amor mata... suelo decirlo ;)
    Me encantó la descripción de cómo anochece ;)
    También me fascina leerte (ya lo sabes)
    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  12. Un honor ....morír de amor...........
    Besos para ti, muy buen post.
    mar

    ResponderEliminar
  13. La melancolia es un cancer que se puede combinar con soledad, añoranza y unos ojos vacios para hacer la metastasis completa y terminar con todo, sin duda Ruben tuvo una agonia silenciosa y un final desesperante.

    No es por demeritar a Emily Brontë, pero su texto no es el mejor en esta entrada, aplauso para ti guapa.


    Y un besote Ojoslindos!

    ResponderEliminar
  14. Que buen relato y cómo vas describiendo cada situación sentir los personajes muy cerca.
    Felicidades!
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que belleza.
    Cuando estaba acabando de leerlo pensaba : "Tiene que morir, tiene que morir..."
    Sí, era el único final honesto.
    Hermoso relato, felicidades.

    ResponderEliminar
  16. Felicitaciones!!! la verdad me encantó que creatividad que bien que escribís. Que doloroso debe ser la muerte de la persona que amamos, por unos segundos me puse en el lugar de ruben y la verdad se podía sentir el dolor de la ausencia. Que más lindo que morir sintiendo ese olor asfixiantes de las lilas. besos


    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
    http://mi-adn.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho leerte, intenso, bien estructurado tu relato. Volveré a leerte, interesante blog. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado el final.
    Me ha pillado por sorpresa... ;)

    un beso...

    ResponderEliminar
  19. Me alegro que te gustasen las fotografías de mi bosque.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  20. Uno viene aquí de visita sin ninguna expectativa y descubres maravillosos relatos. Amenazo con quedarme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. No tienes nada nuevo pero te dejo mis saludos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  22. No sabéis lo que os agradezco todos vuestros comentarios. Muchas gracias. Muchos abrazos.
    No he podido evitar comentarlo.

    ResponderEliminar