jueves, 22 de diciembre de 2011

El abrazo




La voz del silencio voló fantasmal escarchando la navidad con su aliento. Solamente un pájaro, un pequeño gorrión,  voló buscando a su flor. En algún sitio debía estar porque oía aún los latidos de su corazón agonizante.  Y cuando la encontró,  detrás de la alambrada de hielo, murió ensartado en los crueles puñales del invierno.  Su sangre tiñó el suelo hasta tocar los pies de la dama. Lágrimas negras. El aire exhaló  canciones antiguas  gimiendo por dos almas muertas al anochecer, el anochecer de la gran nevada.  El anochecer  del abrazo infinito.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Golosina





Delicadamente fue desabotonando su camisa hasta dejar el apetitoso torso a la vista.
Él sonrió con una pureza tan encantadora que la hizo relamerse, empezó a  acariciarle el cabello de la nuca echándole la cabeza hacia atrás, saboreando  trozo a trozo de pecho muy lentamente, atrapando cada latido de su corazón con  cada lametazo,  y es que él era una golosina sabrosa que había caído entre sus manos, incitándola como si tal cosa.  Y con esas manos le manoseaba suspirando, apretando sin compasión, y sus ojos se deleitaban devorando los estallidos de sus labios.
Era tan delicioso…Aferrando a su presa como una alimaña hambrienta, y es que el miedo de esa aterciopelada masculinidad hacía que su deseo  cobrase más fuerza.  Y justo… Cuando comenzó a masticarle olisqueando su vientre, en ese mismo instante en el que el juego quería continuar para disfrutar de ese apreciado y generosísimo  manjar, una traidora paloma blanca voló en su cabeza recordando  que casi le doblaba la edad.


viernes, 4 de noviembre de 2011

Juegos telefónicos





Noche tras noche, descolgaba el auricular para escuchar su voz a través del invisible y mágico hilo telefónico. Imaginando la presión de su cuerpo sobre el de ella se retorcía y masturbaba sobre las sábanas, solamente entonces se despedía con un beso y un hasta luego, esperando  la próxima llamada.
La obsesión se fue prolongando hasta llegar a un punto en que su juego  la convirtió en esclava de sus actos. Tomó la determinación de pedirle una cita… ¿Qué perdía? Y él dijo sí y ella sonrió nerviosamente al otro lado comenzando una nueva partida.  Empezando, restregando el rojo de sus labios sobre sus pechos mientras él susurraba a su oído palabras de sexo batidas con amor. Fantaseando más que nunca,  soñando con su primera cita.  
Y sucedió,  y sus ojos se encontraron.  Pero entonces todo cambió, no fue peor, pero él no era  aquél que imaginó. Era un hombre de aspecto desagradable y  tosco ,  enfundado en un enorme abrigo negro  que parecía engullirle.  Infundía verdadera aversión, incluso un inexplicable rechazo.   Sin embargo, entrelazó sus ásperos dedos entre los suyos delicadamente  y lo llevó con gesto implorante a su coche.
Dando un portazo y sin preámbulos, echó su cabeza hacia atrás acercándose a su boca muy despacio,  y cerrando los ojos  llevó las manos de aquel desconocido a su sexo invitándole a un abrazo. Anhelando oír su voz suave y acariciante, suplicando, mendigando alguna palabra…

viernes, 21 de octubre de 2011

Vaciando






Llenó tanto su corazón de emociones que pronto comenzó a agrietarse,  cuando se quiso dar cuenta,  ya no era capaz de retener nada dentro de él.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Magia




Esta vez has elegido mal, pariente.
Ya te dije que desconfiaras de ella, estuve espiándola por la ventana y vi una colección de frascos con algo extraño dentro, salían de allí unos misteriosos murmullos que erizaron mi piel. 
Después se paseo por la habitación y girándose, encontró mi mirada vigilando sus secretos y su cuerpo;  y me puse a temblar como una hoja y salí disparado hacia la plaza del pueblo buscando una luz que me cobijase de esa mirada oscura. Pero me atrapó,  me llevó en su escoba y desnudó mi alma entre nubes reduciéndome a su antojo.
Dolió mucho mi placer hermano. Me hizo pequeño.  Y ahora soy un muñeco de uno de esos frascos y me estoy ahogando…  ¿Cuándo me quitará la tapa?, ¿cuándo llegará mi turno de verla otra vez?

sábado, 24 de septiembre de 2011

Zapatillas






He soñado con un ángel y te llevaba cogido de su brazo /Deportivas rotas y pelo gris desteñido con goma de color verde/He soñado que sí, que te podía abrazar de nuevo/ Rómpeme  el alma con tu paso, un paso blando para que sigas existiendo mientras deformo la realidad de la muerte que es un pozo con agua de fracasos y caída libre/La anciana tenía un gato y el gato se perdíó y lo volvió a encontrar ya enfermo/Era el sello de su carta, la imagen de su tragedia , la miserable enfermedad de una galería de arte vendida a una cadena de ropa /Estas ahí golpeándome, plaff, plaff, archivando dolor para no sentirlo,  lo pierdo entre hojas blancas que hacen un camino que lleva a la nada, pegando pena tras pena /Y voy y me encuentro con un ángel pobre, se le ha caído el billete – le digo- y me mira y lo coge y me aguanto  y mi garganta empieza a arder/ Me contengo, plaff, plaff, archivando penas. ¿Y si te pudiera abrazar?

martes, 13 de septiembre de 2011

Al cielo




De repente brotaron hojas y ramas  de su cabeza, pronto acabaría transformándose en árbol. Aquel viejo pájaro que voló sobre ella echó una semilla para que pudiera llegar al cielo.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Gelatina




La mujer gelatina le esperaba sobre el suelo, temblando y convencida de que él vendría a lamer sus pezones rojos, derritiéndose poco a poco con tan sólo imaginar el olor de su sexo.
El  sexo de Héctor ardía en sudor  apretándose, cabeceando contra las costuras del pantalón  que ya le empezaba a sobrar. Fue entonces cuando  comió su postre a cucharadas y ella desapareció de su vida para siempre, dejando un pequeño charco de fresa sobre el suelo de su salón.

lunes, 1 de agosto de 2011

Hasta pronto




Tomo un descanso.
Seguiré visitándolos siempre que pueda porque me gusta muchísimo hacerlo...
Mucha felicidad para todos y espero verlos en septiembre nuevamente.
Un abrazo inmenso.

sábado, 16 de julio de 2011

La sombra


La sombra se apoderaba de sus sueños cada noche.
Cuando despertaba y sin saber cómo,  se enfrentaba al nuevo día como una muñeca de plomo que  arrastrándose a contrarreloj  iba arrastrando cada hora de la vida en un continuo desasosiego y cansancio. Moviendo como alfeñique las manecillas de un enorme y pesado artilugio de péndulo amenazante. 
Pronto se dio cuenta del motivo,  una enorme y  tenebrosa sombra la perseguía aquí y allá hasta llegar cada anochecer a los pies de su cama. Fundiéndose siniestramente con su cuerpo oprimía su pecho violentamente sin apenas dejarla respirar.
Pero aquel día, cargada de valor y sobre todo de ira  gritó a la sombra, y ésta desplazándose sorprendida se apartó apenas medio metro de ella, y contestando a su grito con voz masculina pero repugnantemente aflautada se pronunció: “No sé de qué te sorprendes, tú me llamaste en tu soledad aferrándote a mí a toda costa y yo ocupé el lugar de tus sueños"

domingo, 10 de julio de 2011

Un año con vosotros, GRACIAS



Hoy cumple 1 año mi blog y quiero daros las gracias a todos los que os habéis acercado por aquí dándome vuestro cariño y vuestros comentarios.
El 11 de Julio fue el mismo día que la selección española ganó el mundial de Sudáfrica, siempre me ha parecido chistoso abrir un blog ese mismo día sin darme cuenta. El tiempo pasa deprisa.
Espero seguir visitando vuestras acogedoras casas, pido perdón si no lo he hecho aún por algunas (siempre por motivos de falta de tiempo)
Os dejo un trocito de tarta, serviros vosotros mismos. La escogí de colores porque es una tarta para personas que me llenan de color, VOSOTROS.
Muchas gracias. Afecto y abrazos.

martes, 19 de abril de 2011

Sacramento



Había escuchado esa vieja historia hacía ya muchos años, cuando estuvo trabajando como enfermera en ese antiguo hospital militar.
 Eva cerró los ojos,  un sudor frío perlaba su frente y otra vez comenzó a temblar, allí postrada sobre esa cama, enferma, recordaba ahogándose en ansiedad aquel chisme sobre el fantasma de un cura deambulando por las habitaciones del ala norte. Había sentido una especie de corriente murmurando en sus oídos, como si el aire se desnudase dejando deslizar ropa pesada a su lado. ¿Sería la medicación para el dolor?, era ya tan fuerte. 
 Se atrevió a abrir los ojos. Sólo penetraba la luz de una taciturna farola dejando la habitación sumida en un profundo sueño de tristeza  y  angustia febril. De repente pasó, todo fue como un puñetazo en su sien.
 Pudo ver una sotana escurriéndose entre las sombras, emergiendo cada vez con más claridad del pozo de oscuridad que era ahora su habitación. Pudo ver su cara y pudo ver sus manos terriblemente blancas preparando óleos invisibles, gesticulando dramáticamente, abriendo un agujero deforme como boca y pudo entender... que aquella macabra figura estaba oficiando una extremaunción. Eva fue ya un grito, o quizás dos, nadie escuchaba ya su debilitada garganta.

martes, 12 de abril de 2011

Caperucita



Cuando Caperucita Roja subió al cielo, San Pedro sonriente la recibió con su manojo de llaves para abrirle a la niña las puertas a la luz cuanto antes.



Pero ella se negó disculpándose y aclarándole que había subido únicamente de visita. Le rogó también, que diese recuerdos al Lobo que descansaba ya glorioso al otro lado de la puerta; y que la perdonase por no haber confesado durante tantísimos años que fue ella la que lo atacó violándolo ferozmente en el bosque y sin arrepentimiento alguno.

jueves, 31 de marzo de 2011

martes, 22 de febrero de 2011

Viviendo deprisa

Si sigues viviendo tan deprisa no vas a sentir los latidos de tu pobre corazón suplicándote ternuras.
Párate ya y cómprale un trozo de cielo a tus ojos donde puedan sumergirse en el placer de las nubes salpicando naranja fuego a la caída del atardecer.
El mar está esperándote para mecer tus oídos con la voz de sus olas y empapar tu cerebro con su olor de vida y sal.
Siéntate y déjate abrazar sin sacar tu escudo protector de alma burbuja.
Hoy es día de fiesta para gritar y reír.
Y cuando llegue la pícara noche ábrete al bullicio de luces y almas blancas y pierde tus pasos en la ciudad.
Regálate el día comiendo y desenvolviendo todos los momentos desde el sol hasta la luna.
¿Vas a desperdiciar más soles y más lunas?

jueves, 10 de febrero de 2011

La fiesta de la vida

La fiesta se acabó,
los músicos se fueron.
La fiesta terminó,
globos y confetis llorando en el suelo,
curvas grimosas hostigando incertidumbres.
Hay copas desilusionadas esparcidas en la escena,
fueron muchos los invitados a la vida.
El silencio es un ánima que pasea niebla gris
escarchando la pista de los pasos que se dieron.
En el murmullo eterno...
se pueden intuir figuras de bailarines que ya hace tiempo existieron.
El olvido es un payaso que dejó de reír destiñendo maquillajes
en las sombras de un bosque negro.
Suspira el aire melodías misteriosas que hablan de amores nostálgicos, de niños y de tardes de verano,
La fiesta se acabó,
queda el abismo incierto.

domingo, 6 de febrero de 2011

Te regalo un sol





Tengo un sol para ti,
lo llevo en mis manos
tú me lo diste una tarde de verano
estaba en el suelo sangrando y tragando arena,
me levantaste,
¿lo recuerdas?
con él y las olas del mar se fueron curando mis heridas,
ola tras ola borrando cicatrices en la arena.
Este sol no quema,
el amor lo envidia porque nunca muere,
es el sosiego, el remanso, la serenidad del alma,
es el sol de la amistad,
no lleva a sus espaldas muchos poemas,
sin embargo...
todos lo buscamos,
hoy tengo un humilde sol para ti,
y un "gracias".

miércoles, 2 de febrero de 2011

AÑO 2048





Año 2048

Oferta empleo.

Se busca a mujer de 20 a 30 años esterilizada, es decir, una mujer con un perfil acorde con los requerimientos actuales de nuestra caníbal sociedad.
En su defecto, mujer sin hijos y sin intenciones de tener descendencia (presentar documento notarial acreditando tal convicción).
Sueldo ... "bajo" por ser mujer y tener la regla cada mes.
Sin ataduras familiares, nuestro lema es "padres y abuelos a las residencias".
El trabajo consistirá en incinerar ancianos muertos a tutiplén.

domingo, 30 de enero de 2011

El reloj del tiempo



Cuando él y ella se encontraron con la mirada después de veinte años, el viejo reloj de la ciudad les sonrió tan tiernamente que detuvo sus manecillas  para los dos , y sus chisporroteantes ojos  de hierro les transformó en eternos adolescentes buscando un olvidado amor en sus desencontradas memorias.

jueves, 27 de enero de 2011

Pequeña victoria


Se colocó delante de él para que pudiese verla,
él se imaginó humillando esa boca roja con su sexo,
arrodillándola, doblándola ante su presencia,
la miró de soslayo con altanería
llamándola gilipollas con sus ojos,
ella intuyó su insulto,
aún se acercó más a él,
y él pudo ver sus deliciosos pechos casi por completo,
el escote dejaba ver ya buena parte,
unas buenas nalgas apretadas y la copa en la mano,
al fin y al cabo, no estaba mal la gilipollas,
era una buena hembra,
con el calor y el nerviosismo y casi sin querer...
tuvo una formidable erección,
una rato más y caería...
ya podría desbravarse a placer.
Sin embargo... ella se marchó,  y él volvió rápido a casa,
no resistió a masturbarse pensando en esa gilipollas.
Después..., abrazó a la mujer que tenía al lado.

domingo, 23 de enero de 2011

El libro



Como estaba de vuelta de todo, pasó con tanto desinterés las páginas del libro con título "Destino" que..., perdió el nombre de una de las protagonistas de su vida.

viernes, 14 de enero de 2011

Pintando el interior







Ella acudió  a la cita con aquel pintor que llamaban mágico. Sus obras tenían fama de ser impactantes para el retratado.
Allí estaba preparada, era una persona normal y no sabía qué postura adoptar. Mientras la miraba fijamente, la colocó tumbada sobre el suelo, la luz de la tarde era turbadora y penetraban dedos blancos de luz melancólica a través de la ventana, una tarde otoñal que electrizaba el corazón de la habitación transformándola en un foco nostálgico de luces fantasmales.
Él empezó mojando su pincel abombado en agua templada, después comenzó a pasárselo por el cuerpo desnudo.
Ya le habían hablado de su extraña técnica, parecía ser que así captaba el interior del alma a retratar.
Cerró sus ojos y sintió un extraño susurro, era como si aquel pincel  hablase y la dejase sumida en un sopor extraño, próximo a un sueño. Casi desvanecida, el lento pincel fue casi empapando sus párpados, sus hombros y sus pechos hasta llegar a su sexo, allí se detuvo en círculos durante varios minutos.

Después..., el artista empezó como si de un juego de magia se tratase a mezclar como un loco, amarillo, blanco, rojo, siena y gris;  gris y negro. Allí estaba de pie creando una mezcla misteriosa en su paleta, creó una profunda unión entre él y su obra. El olor a aceite de linaza , barniz y óleo la tenía completamente cautivada y el tiempo pasó...
¿Cómo pudo terminar esa obra en tan sólo una hora justa de reloj?.
No era posible.
Él la llamó y con sus mangas remangadas y salpicado totalmente de pintura giró el cuadro hacia su vista.
Su cuerpo y su cara eran una auténtico espejo de sí misma, sin embargo, quedó sorprendida cuando miró su sexo de tela, el pintor había dibujado una triste tumba en lugar de él.

lunes, 10 de enero de 2011

El rebaño






El rebaño de ovejas estaba alborotado. Sólo había dos ovejas negras pero... las muy maliciosas se pasaron toda la mañana murmurando y con cara de pocos amigos.
Estaban mirando con recelo al perro ovejero que las conducía todos los días por las veredas hasta el más  verde de los valles del lugar, allí podían comer sin conversar, la hierba era tan fresca y apetitosa que no tenían tiempo de pensar en nada más y podían escuchar el suave murmullo del agua del río arrullándolas en su inocente tranquilidad.
El sol era tan intenso que entornaban sus ojillos ovejunos y se dejaban calentar a ciegas los rizos con su reconfortante calor.
Cuando la única oveja gris del rebaño les preguntó a esas dos bronquistas qué es lo que pasaba, una de ellas le expresó su descontento con el perro pastor. Hacía tiempo que se habían dado cuenta que no era lo que parecía.
La oveja gris se alarmó y se lo comentó al resto del rebaño, todas levantaron la vista hacia el perro que las conducía todas las mañanas de su vida y al verlo huyeron espantadas, todas se desperdigaron y tomaron caminos diferentes.
El perro se había convertido en un macho cabrío de larguísimo rabo y olor a azufre, ya no era ese amigable guía que las sonreía y tiraba piropos de vez en cuando para alegrarles la vida. Era un oscuro cabrón mal encarado de cuernos retorcidos que echaba humo por sus orejas.
Pero no fue él lo que las espantó.
El valle se había transformado en un auténtico vertedero  al lado de una fábrica que calentaba el aire con sus humos infernales y en las aguas del río donde abrevaban cada mañana flotaba una gruesa capa de aceite venenoso.

domingo, 9 de enero de 2011

Mariposa o araña




¡Cuidado!,
estoy radiografiando tu alma,
quiero enredarla entre mis dedos,
sólo si me dejas...
iré vaciando en mi telaraña
todos tus colores,
tus idas y venidas,
tus emociones,
después... te dejaré ir con el aire
eres una mariposa hecha para volar,
y yo me comeré mi hambre,
quiero...quiero...
encajar las piezas del puzzle
ver lo que hay detrás de esas alas
sólo eso,
eres un acertijo,
un laberinto,
sólo eso,
cuidado,
estoy radiografiando tu alma
después... marcharás,
sigo tejiendo traviesa,
cuidado,
no lo olvides,
soy una araña.

sábado, 1 de enero de 2011

Destripando la amargura











Siempre había sido el punto de atención de todas las mujeres.  Había sido un hombre atractivo y temperamental, nunca pasaba desapercibido.
Sin embargo, él las miraba con asco, las odiaba y las amaba a la vez.
Su ex mujer obtuvo la custodia de su hijo,  los juicios fueron unas corrosivas imágenes nebulosas que guardaba en su interior como auténticas pesadillas selladas.
Se sentía como un cigarro, sí, era un hombre cigarro. Era un vicio que todas se querían llevar a la boca, pero no se sentía como una persona, era una mezcla entre humano y semental.
Sus relaciones se consumían como los cigarrillos.
A veces..., lentamente. Otras, deprisa.
Siempre igual, siempre lo mismo. Ya era incapaz de querer a nadie, todo él era una enorme cicatriz, una burla del destino.
Cuando hacía el amor, lo hacía mecánicamente, sin dulzura ni cariño. Sentía su sexo atravesando una barrera que le llevase a una inerte bolsa de agua templada. Era una necesidad más, una función biológica.
Esa noche cuando se iba a meter en la cama se miró al espejo.
Había envejecido mucho los últimos años, quizás el vacío interior vertía sobre su rostro la opacidad, la tristeza y una mirada un tanto cruel y sin gracia alguna.
Dejó sobre la mesilla de noche su dentadura postiza, su peluca, su disfraz nocturno, su piel,  su mirada de cristal y su corazón, Su corazón le pesaba,  estaba volviéndose un sentimental, no quería estar solo al final de su vida aunque odiaba cualquier presencia humana a su alrededor.
Se levantó de la cama y como un animal enjaulado, comenzó a dar vueltas de un lado a otro de la habitación, sin pausa, como un demente. Después se sentó en la cama y empezó a mecerse hacia delante y atrás como un niño.
Por primera vez en muchos años, lloró, lloró amargamente y se llevó las manos a la cabeza casi gritando. La angustia le estaba devorando.
Después del  terrible llanto, se metió debajo de la solitaria manta y pensó en ella.
Ella fue la única mujer a la que había amado, la única a la que pudo entregar su corazón sin temor, porque ella era él y él era ella.
Pensó en su madre y en cómo le acariciaba el pelo por las noches,  su olor dulce a manzana asada y el tacto cálido de sus manos acariciando sus mejillas de niño, ¡Dios mío!, ¡cómo la echaba de menos en ese momento!.
Su única mujer, su amor incondicional, su madre.