viernes, 17 de diciembre de 2010

Triki


"A mi gato le gusta la televisión,
los anuncios más que nada
y los programas de humor.
A mi gato le gusta la televisión,
y cuando sale una guerra
o cuando sale un tostón
pega un salto, bufa un poco
y se esconde en el balcón..."
(Gloria Fuertes, fragmento poema "A mi gato le gusta la televisión")


Candela había enviudado. Tras cuarenta largos años de matrimonio, martirizada por un continuo maltrato psicológico se miraba en el espejo. Ya no era bonita y su cuerpo era ya un deformado saco de recuerdos, siempre ansioso de alimentar su ansiedad a deshora, sobre todo, cuando Fidel pululaba por la casa en busca de enfrentamientos.
Siempre lamentó no haber tenido hijos, su marido siempre la culpó de ser una mujer a medias, un campo baldío y seco,  aunque bien es verdad, que ninguno de los dos fue al médico para encontrar las causas de "su esterilidad". Fidel mantenía que las mujeres habían venido al mundo para tener hijos y cuidar de sus maridos.
La única compañía que tuvo Candela durante siete años fue Triki, un inmenso gato rubio somnoliento cebado a base de amor y comida casera.
Ahora..., Candela le pasa la mano por encima del lomo y el animal se restriega cariñoso en su delantal lleno de migas de magdalenas. Ahora..., Candela le coge y le rasca debajo del hociquillo automáticamente, está desconcertada.
Ahora es libre.
Nadie gritará por prestar toda su atención a Triki. Nadie apartará de una patada al animal haciéndolo resbalar por el suelo.
Ahí, sobre la repisa de una chimenea apagada, se encuentra el oscuro recipiente de cerámica con las cenizas de Fidel.
Candela se dirige a su peludo niño:
-Triki, bonito, mi chiquitín, ahora el amito va a jugar con nosotros. Sí, sí, Triki va a poder escarbar en el cuerpo del amito todo lo que quiera...
Candela se incorpora y vierte las cenizas de su marido en la bandeja de deshechos del animal. Cuando termina mira con ojos chispeantes a su bebé gato. Él, como si supiese entender su mirada, hace uso de la bandeja.
Candela da palmitas como una niña:
-Bien, bien, mi  niño. Ahora mamita limpiará el pis y la caca de Triki en un santiamén. Ahora te pondré arenita nueva y tiraré ésta a la basura.
Cogiendo al orgulloso bichejo del suelo, lo levanta y le planta un gran beso en su orejita derecha. Triki mueve los bigotes sonriente porque sabe que es el rey de la casa.

31 comentarios:

  1. Me encanta esta entrada, adoro los gatos, el mio es fan de la F1 cuando la veo no se despeja de la tele, asi que Gloria tiene razón y tu historia me ha encantado.
    Buen fin de semana Ojazos ;)

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja ja, que bueno. El final, claro, porque el resto de la historia es para quitarse la vida.

    Que buena pareja hacer. Y al parecer se entienden muy bien. je je je

    Por lo menos el marido sirvió para algo al final.

    Besos.

    Que tengas un hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuanto dolor se oculta tras esa historia...! Menos mal que, al menos, tiene un final feliz...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. Que bueno... me siento reconocido, porque tengo dos a falta de uno (gatos...) y son la caña...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómo se te ocurren estas cosas? Buenísimo el matiz trágico en clave de humor, así es la vida misma. Me has sorprendido el final. ;)

    ResponderEliminar
  6. la verdad que una entrada como esta solo puede salir de un angel de las letras. un besin de esta asturiana .

    ResponderEliminar
  7. El final me ha encantado, no se merece nada que ser tratado como basura. Y Triki tan feliz.

    Bueno fin de semana ojitos negros.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Pues ha sido muy agradable de leer, el final, más que nada, porque alguien así, no se merece nada mejor.
    Y la pobre Candela, ahora tendrá que aprender a ser dueña de su vida...

    Esto es tan real que asusta, verdad?

    Muy bueno el relato!
    Un abrazote!
    ;)

    ResponderEliminar
  9. Tuvo el fin que se merecía.

    Muy bueno.

    Adoro a Gloria Fuertes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ains...
    los gatos, como diria Cortázar, los dueños de las baldosas tibias...
    en este momento mi gato es fanático de la estufa, no hay quien lo mueva de ahi...
    No m imagino mi vida sin un gato.Los adoro.
    Triki... mi Triki...
    no me hagas esto!!!
    No quiero ser Candela.

    besos meeewwwwww!

    ResponderEliminar
  11. ¿Podría leerese esto como si fuese el gato símbolo de la venganza? creo que podría, lo que sí está claro es que esta venganza, aunque no sufieciente ha sido bien fría... muy bien pensado

    un abrazo, ojosnegros
    buen día de sábado

    ResponderEliminar
  12. Un relato tragicómico. Muy bien escrito, como siempre, duro, sin concesiones al sentimentalismo. Sin pensar que todo los muertos merecen respeto.
    El respeto hay que ganarlo en vida y sólo amando y no dañando se hace uno merecedor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. era evidente q el mejor uso de fidel fue el recoger los deshechos de ese gatito lindo...Lo malo es que la "arena" no era perfumada...

    ResponderEliminar
  14. Ríe mejor el que ríe el último... jajajja
    Esa mujer es una santa y Triki muy listo ...
    Genial ojitos negros ;)
    Un abrazo de sábado sabadete¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  15. Hermoso. HERMOSO. Puede ser ficción literaria pero por un momento imaginé cómo sería esa mujer. Sentí pena al imaginar esas escenas de su vida pasada, pero sentí alegría al pensar que todos podemos comenzar una nueva vida. Es bueno.

    ResponderEliminar
  16. He notado a pesar su gracia algo de dolor... no me ha pasado desapercibido a pesar de su final.
    Muy bueno.
    Buen finde, saludos!!

    ResponderEliminar
  17. bravo,bravo,bravo!!!!
    relato negro! me encantó!

    besos*

    ResponderEliminar
  18. Yo hubiera hecho lo mismo!!!
    La felicito: tiene todos mis aplausos !!!

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  19. En estas fiestas tan entrañables,
    en las que vivimos la ilusión y
    recordamos a los que ya no están,
    con mis mejores deseos de felicidad
    deseo pases una feliz Navidad,
    junto a tus familiares y amigos.

    ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Yo tengo una gatita también super lista y super cariñosa. Son geniales. Me ha encantado tu entrada.
    Te he dejado en mi orilla un regalito, espero te guste.
    Un beso y un susurro dulce

    ResponderEliminar
  21. Ojos negros,muy buena esa aguda y sutil crítica que encierra el relato.La muerte a veces hace justicia y calla.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amiga.
    SE FELIZ AHORA EN NAVIDAD Y TODOS LOS DIAS DEL AÑO.
    M.Jesus

    ResponderEliminar
  22. Que buen relato..triste y todo lo que quieras, pero como yo amo a los gatos, tengo 4, lo encontré muy lindo y tierno....te digo un secreto...los animales son mucho más buenos que muchos seres humanos.
    Besos para ti con todo mi cariño.
    mar

    ResponderEliminar
  23. Bon día ojosnegros.

    Es incalculable la compañía que nos puede llegar a hacer un animal, en muchísimas ocasiones (Mas de las que deberían) mucho mas que cualquier humano.
    Hay que valorar las cosas en su medida y la mujer es lo que hizo, simplemente...

    Besets!

    ResponderEliminar
  24. Ojitos, muy bien narrado. Hay un trasfondo muy triste, y no es otro que la certeza de que algunos abandonan este mundo sin pena ni gloria, y lo que es peor, dejando en la más absoluta paz a los que se suponen que fueron sus seres queridos. Es así.

    Besossss.

    ResponderEliminar
  25. Hola. Creo que me has enganchado con este relato pequeño de Triki y su sufrida compañera de casa. Un nombre chulísimo para un gato por cierto, ¿te lo has inventado tú?

    ResponderEliminar
  26. Tienes una forma maravillosa de mantener la espectativa desde el principio del relato, con la pausa precisa, llegando a un final espectacular. Me encanta tu forma de escribir. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. ¡Terrible! Aunque a mí tampoco me gustan los gatos. ¡Terrible!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Está genial. Es el mejor final encontrado para un déspota, maltratador y egocéntrico personaje de una triste historia real.

    Felices fiestas y que cada vez haya menos historias que contar como lo que aquí nos ofreces. Es un gusto leerte.

    Que disfrutes estos días en compañía de las personas que te quieren.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Me encanto el final, ninguno de los dos merecia recibir tanto maltrato.
    Tarde o temprano con nuestras actitudes mostramos el sentimiento que tenemos en contra de esa mala persona.
    Las mascotas son leales compañeros, debemos cuidarlos bien!

    ResponderEliminar