martes, 19 de abril de 2011

Sacramento



Había escuchado esa vieja historia hacía ya muchos años, cuando estuvo trabajando como enfermera en ese antiguo hospital militar.
 Eva cerró los ojos,  un sudor frío perlaba su frente y otra vez comenzó a temblar, allí postrada sobre esa cama, enferma, recordaba ahogándose en ansiedad aquel chisme sobre el fantasma de un cura deambulando por las habitaciones del ala norte. Había sentido una especie de corriente murmurando en sus oídos, como si el aire se desnudase dejando deslizar ropa pesada a su lado. ¿Sería la medicación para el dolor?, era ya tan fuerte. 
 Se atrevió a abrir los ojos. Sólo penetraba la luz de una taciturna farola dejando la habitación sumida en un profundo sueño de tristeza  y  angustia febril. De repente pasó, todo fue como un puñetazo en su sien.
 Pudo ver una sotana escurriéndose entre las sombras, emergiendo cada vez con más claridad del pozo de oscuridad que era ahora su habitación. Pudo ver su cara y pudo ver sus manos terriblemente blancas preparando óleos invisibles, gesticulando dramáticamente, abriendo un agujero deforme como boca y pudo entender... que aquella macabra figura estaba oficiando una extremaunción. Eva fue ya un grito, o quizás dos, nadie escuchaba ya su debilitada garganta.

39 comentarios:

  1. Que amarga despedida, en los momentos en lo que uno siente que se acerca a la puerta y de repente nos empujan de un golpe hacia ella.
    Un relato muy tenso y bien redactado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo el relato,y parece al leerlo que estoy viendo un corto de miedo.Me gusta. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Espeluznante. Muy bueno el relato, engancha tan pronto comienzas a leerlo.

    Un abrazo fuerte querida Ojosnegros.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Buenísimo!!

    Que historia de terror, muy bien contada.

    Mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Me encantó la dureza de tu relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Son las 4 de la mañana, a ver como duermo ahora.

    Muy buena la historia.

    Te dejo un fuerte abrazo.

    Feliz semana santa.

    ResponderEliminar
  7. Pues no necesitaria ser fantasma, un cura vivo en mi habitacion si me daria pavor.

    Te gusta el nombre de Eva eh?


    Besotes Ojoslindos!

    ResponderEliminar
  8. la historia es buenísima, se me ha puesto carne de gallina conforme leía.
    que oscura es la muerte.
    cris
    besicos

    ResponderEliminar
  9. Ay con este cura...
    (me gustan los curas... está mal? aunque no la religión!)

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  10. ¡Chévere!! una pesadilla que en tus letras la he imaginado totalmente real (como para concurso). Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. UUUFFF... me pareció un relato realmente espeluznante... parece una alucinación, pero en todo caso el espectro del cura con el sacramento realmente sella el pasaporte al más allá del ungido...

    Besos de Naty

    ResponderEliminar
  12. Muy buen relato, me mantuvo atento hasta el final y me sorprendió muchísimo porque no me lo esperaba.
    Gracias por la experiencia.

    Abrazo desde Copenhague hoy gris y etérea,

    Ian.

    ResponderEliminar
  13. Joder.........
    Te lo has pasado bien eh?

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Soy Scarlata¡otra vez,sin salir mi nombre¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. te decía que lo acabo de leer,si lo hago de noche,no pego ojo¡¡¡
    MUy bueno,intriga y suspense..
    Besos ojazos¡¡¡ soy Scarlata.

    ResponderEliminar
  17. Estremecedor relato. Muy bien escrito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. OJOS,desde otro ordenador en un lugar alejado del mundo y los seres humanos,quiero decirte que ese cura es el padre Karras...ejke después de hacer el exorcismo a mi pc le mandé pá tu casa a ver si podía hacer algo.....
    Soy adicta a tu blog¿Y qué ?¿Algún problema?
    Estoy mal de la azotea,lo sé,aunque mi psiquiatra dice que no,pero cómo voy a estar un largo tiempo sin postear,puesto que las cosas se han torcido y creo que lo mejor será o suicidarme,cosa que ya intenté y no fue factible o pasar una temporada del blog.
    Creo que me decantaré por la segunda....
    No creas todo o que digo,pero sí lo de cosas torcidas.
    A veces creo que debí ser muy mala persona en otra vida porque no levanto cabeza cuando me viene otro palo.
    No estoy en mi pc ,por lo tanto no podré responder.
    Vengo a despedirme...un beso linda.
    Hasta.....
    No lo sé ni yo,depende de los médicos.

    ResponderEliminar
  19. La impotencia de la inmovilidad es lo que más miedo me da

    ResponderEliminar
  20. jejejeje...crónica de una muerte anunciada

    ResponderEliminar
  21. Cuando estás postrada en una cama sin poderte mover, acojona tanto todo lo que ves bajo la impotencia de no poder huir, que si ya aparece un cura (que de por si suelen ser sospechosos) haciendo extraños rituales te da un infarto ahí mismo. Muy buen relato, escalofriante.

    Besotes Ojitos.

    ResponderEliminar
  22. Lograste el ambiente perfecto para desarrollar esta historia.
    No necesito otro final que ese grito perdido y hundido en la oscuridad.

    muy bueno.

    ResponderEliminar
  23. Debe ser placentero morir en paz y siendo consciente de que te despides para siempre. Calmado, sin dolor, sólo con las figuraciones del tránsito.

    ResponderEliminar
  24. Pues en realidad es lo que nos queda, como siempre se dice, lo único seguro, despues de haber nacido. Aunque tal como lo has contado y dice Toro Salvaje, te has quedado agusto?, eh? ja ja ja ja. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Y entonces La Parca se acercó con sus ceremonias y tú nos preparaste con este relato mágico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Lo siento ojos, te pido disculpas,creía q mi post,no salía con mi nombre.Perdona,Besos

    ResponderEliminar
  27. jodeeeeer, piel de gallina...muy bueno

    ResponderEliminar
  28. y entonces...fue el horror.


    mil besos*

    ResponderEliminar
  29. Amiga, eres "mu mala"... Me tienes "asustao"...

    Pero no se le podía haber aparecido a la pobra mujer, por ejemplo, el fantasma de Aquiles, en plan "cachas"...

    Pues no, un cura dando los santos oleos...

    ¡Espeluznante!

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
  30. Morfeo, las drogas y el miedo, son un cóctel tenebroso.

    Me encantó leerte, eso sí encogida sobre la silla, que tengo la casa a oscuras.


    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Qué le pasa a Gitana, y su blog,sabes algo?
    Besos soy Sacarlata,por si las moscas...

    ResponderEliminar
  32. El modo en el que nos diriges hacia la extinción es tan sutil que en un principio no intuyes el final, tan lúgubre y funesto. Tienes un talento especial para escribir relatos de terror y angustia; no es comparable con otros blogger.

    un saludo

    ResponderEliminar
  33. y la Parca esa vez se puso una sotana y le dio vida a la antigua historia, pero no creo que sea muy diferente a la realidad. Cuando esa hora nos llegue vendrá con sotana, con túnica o con alas, vaya a saber no?

    ResponderEliminar
  34. Te mando un correo¡ Besos ( Scarlata)

    ResponderEliminar
  35. Ojosnegros me gusta a rabiar pero me ha dado un poco de yuyu.
    Besos guapetona,te lo dire mil veces cuando opinas de cualquier tema es como si escribiese yo mis sentimientos,somos parecidas en opiniones,jeje me encanta.
    TERE

    ResponderEliminar
  36. Joer Ojitos que fuerte esta historia, con la dentera que me dan a mí los curas y su macabro ceremoniaje. Pobre mujer, encima morirse aterrada.

    Muy buena historia y en clara sintonia con estas fechas tan llenas de dramatismo sacro.

    Besitos soleados.

    ResponderEliminar
  37. Buenísimo el relato. De principio a fin.
    Mis aplausos.

    ResponderEliminar
  38. Debe ser terrible estar en esa situación.
    Te imaginas??? pues has conseguido que yo me ponga en ella, ya te vale... A disfrutar y que nos sorprenda felices y en paz.

    Un beso

    ResponderEliminar
  39. ¡La leche qué miedo!... ¡Y encima lloviendo a cántaros!...

    Besos.

    ResponderEliminar