sábado, 16 de julio de 2011

La sombra


La sombra se apoderaba de sus sueños cada noche.
Cuando despertaba y sin saber cómo,  se enfrentaba al nuevo día como una muñeca de plomo que  arrastrándose a contrarreloj  iba arrastrando cada hora de la vida en un continuo desasosiego y cansancio. Moviendo como alfeñique las manecillas de un enorme y pesado artilugio de péndulo amenazante. 
Pronto se dio cuenta del motivo,  una enorme y  tenebrosa sombra la perseguía aquí y allá hasta llegar cada anochecer a los pies de su cama. Fundiéndose siniestramente con su cuerpo oprimía su pecho violentamente sin apenas dejarla respirar.
Pero aquel día, cargada de valor y sobre todo de ira  gritó a la sombra, y ésta desplazándose sorprendida se apartó apenas medio metro de ella, y contestando a su grito con voz masculina pero repugnantemente aflautada se pronunció: “No sé de qué te sorprendes, tú me llamaste en tu soledad aferrándote a mí a toda costa y yo ocupé el lugar de tus sueños"

58 comentarios:

  1. "...y yo ocupé el lugar de tus sueños".

    Me has dejado sin aire.
    Demoledor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ANA GALINDO

    Un antiguo temos siempre dice "lo malo de algunos deseos es que a veces se hacen realidad".

    Como siempre, muy bueno.

    Besos amiga

    ResponderEliminar
  3. A veces usamos las sombras para escabullirnos o realizar los asuntos oscuros, pero cuando son las sombras quienes nos buscan, entonces...

    ResponderEliminar
  4. Magnífica foto, sombría como la sombra que nombras.
    De las sombras solo me gustan en fotografía y las chinescas y en todo caso para resaltar más la luz.

    ResponderEliminar
  5. Tenebroso.
    Y tanto nos quejamos... tantas puertas abiertas.

    Besos y luces

    ResponderEliminar
  6. Magnifico!!! me he identificado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Fascinante como siempre, me atrapó instantaneamente, tenue oscuro y certero.
    Cuando se acude a la soledad sin necesidad pero con apuro y escape nuestras debilidades pueden alimentarse de lo más valioso que tenemos en la vida...

    Besos, felíz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Guauuuuuuuuu...Ojos,realmente bueno,diste justo en la diana.
    Perfecto.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. llamar a las sombras y no recordarlo...


    mil besos*

    ResponderEliminar
  10. "mientras me hundía en la bañera repleta de agua vi cómo apuntabas con una arma tu garganta"


    y grité tan fuerte que me desperté.

    esta en mis sueños.

    ResponderEliminar
  11. Las sombras siempre tan prontas a querer pegársenos...
    Un beso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Ojos negros
    tu historia es magnífica, es una de mis favoritas de tu blog, estremecedor.

    Sueños y sombras una excelente combinación macabra de la oscuridad, realmente quedé encantada.
    besos



    Volví a hacerlo (el comentario) porqué partió antes de terminar :)

    ResponderEliminar
  14. Las sombras me habitan.

    Me encanta este texto (mucho) *

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  15. Mala cosa cuando en el mundo de los sueños se meten las sombras... Y peor todavia cuando se meten en las "duermevelas"...

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
  16. que desasosiego...joder con la sombra..

    ResponderEliminar
  17. Es cierto, en la mayoría de las ocasiones nosotros invocamos a nuestros propios fantasmas, recordando y mencionándolos con cierta frecuencia, como si nos diera miedo afrontar el futuro desconocido, aferrándonos al pasado que vivimos en algún momento con alegría.

    Me gustó esta reflexión.
    :)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hay que tener cuidado con lo que se llama.

    ResponderEliminar
  19. No es bueno refugiarse en las sombras, no les ves la cara, su transparencia... Lo mejor es poner rostro a nuestros sueños y hacerlos realidades.

    Besos, ojos.

    ResponderEliminar
  20. Que buena lección. Soñemos y pensemos en luz y colores y no dejaremos sitio para la sombra. Muy bueno querida Ojosnegros. Besos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  21. Pues si, hay sombras que mejor sería nunca haber llamado. Muy bueno! Besos!

    ResponderEliminar
  22. Pero ella había llorado todas las lágrimas, y con un solo gesto la apartó destinandola de nuevo al olvido.

    A la mañana siguiente, el día era azul y limpio.



    (me encantó)

    ResponderEliminar
  23. Me dejó una sensación....horrible.

    ResponderEliminar
  24. A la soledad hay que saberla apreciar, hay muchas cosas a las que uno puede aferrarse antes que a las sombras...
    Muy buen relato, muy profundo y da mucho para pensar..
    ¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  25. muy bueno ojos, q miedo, y pensar q es nuestro interior q la trae

    ResponderEliminar
  26. Lo he podido vivir y sentir morir..........
    Mis besos para ti
    mar

    ResponderEliminar
  27. Sí a veces somos nosotr@s los que las llamamos y luego nos estorban, bien explicado ojosnegros. Un beso gordo y si sabes algo de Morgana dale mis cariños.
    TERE

    ResponderEliminar
  28. Si es que hay que tener cuidado con lo que buscamos!!!!

    Muy terrorífico.

    Besoss

    ResponderEliminar
  29. Scarlata dijo:
    Bien por gritarle a esa sombra¡pero la muy astuta de la sombra,tenía un "as"guardado en la manga...
    Bravo¡¡¡me encantó y además, lo vivo cuando lo leo¡
    Besos Ojos y gracias por deleitarnos con tus escritos.Scarlata)

    ResponderEliminar
  30. La sombras forman parte de nosotros mismos. Todos tenemos la nuestra propia cuando luce el sol. Lo malo que cuando estas aparecen en la obscuridad.Un saludo y un placer

    ResponderEliminar
  31. A mí me inquietan las sombras...
    mejor no nombrarlas!

    Un besote!
    ;)

    ResponderEliminar
  32. Aysss… sentí miedo alerte… esa sombra la siento yo cada noche y me estremece el alma.
    Mil beso guapa!

    ResponderEliminar
  33. Las sombras son nuestras amigas, siempre nos acompañan delante, detrás o a nuestro lado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. sí, como que a veces nosotros mismos atraemos cosas que no queremos... excelente cuento!

    ResponderEliminar
  35. Y es que hay llamados que si uno supiera en qué iban a terminar, ni los realizaba.

    Un abrazo fuerte querida Ojosnegros.

    ResponderEliminar
  36. Ojitos me das la razón cuando digo que hay que estar segura de lo que una pide...porque se nos concede

    felicidades atrasadas pero sinceras
    besote

    ResponderEliminar
  37. Ojos, vengo a dejarte mi abrazo en este día de amistad, bloguer la nuestra pero siempre sincera. Besos. =)

    ResponderEliminar
  38. Feliz día de la amistad.
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Mi querida amiga: Somos nosotras mismas nuestros peores enemigos porque dejamos que interfieran en nuestras vidas miedos, sombras y obsesiones que nos acompañan en momentos en los que bajamos nuestros mecanismos de defensa. Todo, hasta que llega el día en que nos enfrentamos a ellos y ya no dejamos ningún espacio libre para que puedan seguir conviviendo. Me has hecho meditar y reflexionar.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  40. ¡Qué mala sombra!
    Pero es fácil deshacerse de ella, basta con encender los focos del alma.


    besos

    ResponderEliminar
  41. Estimada amiga preciosa entrada la tuya, de nuevo aquí estoy, y aqui encuentro la paz Que busco, Aquí te encuentro a tí y tu Sabiduría llena de luz y amor la fuerza poderosa que nos da vida. Gracias!
    Desde mi Jaén natal un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Tan solo con nobles deseos, se cumplen los sueños. Hacer como si fuese... y será.
    !Que se cumplan tus sueños!

    ResponderEliminar
  43. Sólo pasar a saludar y desearte buena semana.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  44. ¡Qué impactante final! Genial relato. ¡Felicitaciones! Saludos.

    ResponderEliminar
  45. las sombras siempre al acecho!!
    un beso

    ResponderEliminar
  46. Un bonito relato. Yo también gritaré a mi sombra.

    ResponderEliminar
  47. Mucho cuidado con lo que deseas o buscas...

    Relato sorprendente y agobiante... Me encantó


    Besos

    ResponderEliminar
  48. Las sombras nos siguen a todas partes.

    Te deseo un feliz fin de semana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. El destino puede seguir dos caminos para causar nuestra ruina: rehusarnos el cumplimiento de nuestros deseos y cumplirlos plenamente.

    ResponderEliminar
  50. Adios Preciosa,me voy de vacances al mar¡
    te leo a la vuelta.
    Sé buena) je je je.Besos a mogollón¡
    Scarlata)

    ResponderEliminar
  51. Te está pegando un buen descanso. Haces bien, pero no te acostumbre ;)...naaaa, que cuando quieras posteas, que aquí estamos.

    Besos enormes!!!

    ResponderEliminar
  52. mis lindos Ojos..echo de menos tus entradas,aunque no aparezco mucho.
    te estoy esperando para llevarte a ese mundo maravilloso :)
    Besos

    ResponderEliminar
  53. La sombra me causa temor prefiero esconderla en la luz o verla poco pero iluminada.

    ResponderEliminar