martes, 16 de noviembre de 2010

Cuatro años



"También vio el cuerpo de su hjio y el de su nuera, y un poco más lejos a la niña, envuelta en pañales, con los ojos muy abiertos e ilesa, y a su lado una muñeca, tan grande como ella, pero decapitada por un trozo de metralla..."
(Philippe Claudel)


Todos los meses iba a ver a su marido, le llevaba unas siemprevivas (por aquello del nombre) y tambíén, se proveía de una garrafita de agua y un paño.
Cuando llegaba..., Aurora hacía siempre el mismo ritual. Primero, charlaba con su marido , después le rezaba una oración y por último limpiaba la lápida con dedicación y esmero como si se tratase del cuerpo del mismísimo muerto.
Después, su hijo la llevaba de nuevo a su vieja casa del centro de la ciudad, ya apuntalada y con alguna que otra cucaracha.
Esa mañana iría a ver a su madre, de visita, para variar.
Siempre ocupado en su productora de cine, Eduardo tenía ya una familia propia  con dos hijos que cuidar y un trabajo bien remunerado. Esa mañana era distinta, los vecinos subirían a ver cómo se encontraba su madre. Tendría que causarles buena impresión, pidió ayuda a su mujer para elegir la corbata y se fue para allá.
Cuando llegó, Aurora le estaba esperando. Hacía un mes justamente que no sabía nada de ella. La besó en la frente y con una voz enérgica propuso que se arreglase un poco, él abriría las ventanas para que entrase el aire. El invierno era frío, con mucho viento.
Aurora le miró preocupada:
-Eduardo...¿te has olvidado de la fecha de hoy?, ¿sabes que día es?
Eduardo sacó un regalo del bolsillo de su chaqueta y mirándola orgulloso se lo colocó en las manos agrietadas a su madre.
-¿Te has acordado hijo?.
La anciana lloraba de emoción.
-Gracias hijo, me has leído el pensamiento. ¡Cómo te has acordado de tu madre!.
Apretó el ambientador contra su pecho como el que aprieta algo vivo.
-Mamá,  claro que me acordé, hoy se cumplen justamente cuatro años de tu muerte. He traído el ambientador como prueba de mi amor por ti. Los vecinos cuando suban no notarán el mal olor. Olerá a melocotón, tú reirás y yo llevaré una corbata perfecta.
Aurora sonrió, su hijo lo sabía y además...se había acordado. Llevaba cuatro años muerta.

23 comentarios:

  1. Que fuerte...
    Cada familia es una caja de sorpresas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Es angustioso este relato!...Me ha deprimido un poco. Pero llega...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. la muerte de solo recordar en fechas emblemáticas...

    ResponderEliminar
  4. coño nena me has puesto los pelos de punta, que tristeza. Biquiños mil

    ResponderEliminar
  5. espeluznante, no me sale otra palabra
    muy bueno, Ojitos

    ResponderEliminar
  6. Me has emocionado tanto,que no tengo palabras..últimamente estoy demasiado sensible.Me pareció hermosísimo.
    Voy a seguir escribiendo.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  7. Me quedé con la piel de faisán como digo a veces... estremecida!!!
    Hay tantas rarezas en este mundo de vivos...!!!
    Besos a tu alma cielo!!!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, parece que dentro de dos años me veré bien... de todas maneras.

    Muy buen relato!!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Uf, qué fuerte!!!!!

    Me gustó mucho, pero qué fuerte!!!!

    Que más nos queda por ver, Dior mío!!!!!!

    Beso

    ResponderEliminar
  10. Vaya tremendo relato! Me ha encantado. Con tu permiso me pasaré a leer siempre que pueda.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  11. Hola mi niña!
    Aunque esté escribiendo,de vez en cuando me gusta darme una vuelta por vuestras casas y en la tuya no pude evitar comentarte.
    me impresionó.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  12. Las personas que queremos están siempre con nosotros más allá de su presencia fisica =)
    Me encantó: puro misterio y suspenso ;)

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  13. La verdad como todos tus relatos exelentes
    pero la verdad da miedo. Te mando un beso
    y espero que estés bien.


    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
    http://mi-adn.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Llevo un raro aquí, leyendo y releyendo, totalmente atrapada.
    Me ha parecido buenísimo.

    ResponderEliminar
  15. wow! oscuro,extraño, me gustó!

    besos*

    ResponderEliminar
  16. Me has puesto los pelos de punta, me parece un gran relato que logras captar hasta el final al lector, te felicito por ello.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  17. Me has dejado un poco descolocada, no me esperaba ese desenlace, pero está muy bien escrita,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Jolines, ¡qué relato!... muy bien escrito pero... ¡qué fuerte!... Engancha y el final es...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, me ha parecido genial la forma en como escribes; tus letras me han atrapado de principio a fin.
    Te leo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Es curioso que algunos olviden tan rápido y otros no lo consigan nunca. Al menos el tema del olor funcionaría como recordatorio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué extraño relato!
    Todavía sigo tratando de entender qué significa la muerte de un ser querido... ufff

    saludos

    ResponderEliminar
  22. Al menos se acordo, ahora si puede morir tranquila... bueno, era solo un decir.

    Tu siempre manteniendo la sorpresa en los escritos, muy bien señorita, muy bien!

    ResponderEliminar