domingo, 30 de enero de 2011

El reloj del tiempo



Cuando él y ella se encontraron con la mirada después de veinte años, el viejo reloj de la ciudad les sonrió tan tiernamente que detuvo sus manecillas  para los dos , y sus chisporroteantes ojos  de hierro les transformó en eternos adolescentes buscando un olvidado amor en sus desencontradas memorias.

45 comentarios:

  1. Que lindo el reloj.
    Obró el milagro.
    Que lo disfruten.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Avanzan las manecillas del reloj... inconmensurables, delirantes. Y siempre hay alguien que espera.

    Domingo de paseo por los blog amigos, estupendo haber pasado de nuevo por tu casa.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde está ese reloj? Me ha encantado cómo has utilizado la prosopopeya en el relato.
    Enhorabuena por este texto tan original.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿Quien con esa edad no ha soñado en que se produzca un encuentro similar?
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. !!!ME ENCANTO QUE BELLO VIVIR ESO.!!
    BESOSS

    ResponderEliminar
  6. Ojos negros has creado una síntesis,que es un microcuento y a la vez un poema.
    UNA PRECIOSIDAD QUE NOS ANIMA A TODOS.
    Mi felicitación y mi abrazo de domingo,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Hay días que escribes con pinceladas grisaceas,hoy lo has hecho en tono pastel.
    Ay¡ que rosita lo veo todo hoy,Genial¡
    Besos.Scarlata.

    ResponderEliminar
  8. Tan pocas palabras y cuánto dicen.
    Las manecillas del reloj se transforman en ojos de hierro.....

    Maravilloso. Breve.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Yo también quiero uno de esos!:)

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito :) Es increíble como hay personas que logran detener el paso del tiempo y que un instante, una mirada, dure por mucho tiempo...

    Me gustó mucho =) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Una mirada después de veinte años , es para no dejar huecos escondidos y devorarse la memoria en un paso !

    ResponderEliminar
  12. Te juro por Dios que a mi me paso...hace algún tiempo...no vi la diferencia entre los 10 años que teniamos y ahora los cuarenta y tantos....las manecillas se detuvieron si.......pero mi corazón REVIVIO!!!!!!!!
    Y cada vez que lo veo me sucede.....aunque sea cada un año o dos...ante mis ojos y los de él seguimos siendo los mismos eternamente.
    PRECIOSO POST.
    Un abrazo enorme para tiiiiiii
    mar

    ResponderEliminar
  13. Lindo día...

    Pasaba por estos lares y al ver la puerta abierta entre a saludarte..

    Ha sido un placer leerte.. buena semana

    ResponderEliminar
  14. Que hermoso encontrarse y que el tiempo no haya pasado para ellos.

    Besos Ojitos.

    PD: Soy buena personita casi siempre ;)

    ResponderEliminar
  15. El poder de una mirada...atraviesa el tiempo y el espacio hasta hacer que el corazón salte en fuegos artificiales.
    Que bueno sería dejarse llevar por su latido, ¿no?.

    Ojitos negros te deseo una semana relinda.

    ResponderEliminar
  16. Un encuentro maravilloso...
    Me gusta como escribes.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. el tyiempo debería darnos más la razón, así como lo describes, mucho más de vez en cuando y estarse quietecito

    un abrazo, ojosnegros

    ResponderEliminar
  18. Que bonito encuentro y que bien escrito. biquiños.

    ResponderEliminar
  19. Los amores de la adolescencia siempre se recuerdan. Muy buena entrada.

    saludos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué bonito!... Más aún si, esas manecillas, además de pararse pudieran retroceder y recuperar el tiempo perdido... Pero eso es imposible...

    Mil besos.

    Me hiciste reír en tu comentario de mi última entrad... ¿La pasión te tiene en estado lamentable?.... jajaja... Eres genial... jajaja...

    ResponderEliminar
  21. Simpático el rejo.

    Un abrazoteeeee,
    Yo

    ResponderEliminar
  22. Creo que va a sucederme lo mismo, o sea en veinte años... *

    Magnifico!

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  23. Me encanta. Un micro repleto de amor, de dulzura, de sueños... Me hubiera gustado escribirlo yo!!

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  24. Para el resto de nosotros, nos enamoremos o no, el reloj es tan implacable...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  25. la secreta labor de los relojes en la sombra, DIRIA BORGES.

    ResponderEliminar
  26. Evidentemente el tiempo es relativo como el mismo invento del reloj y ambos tenían un deseo insatisfecho. Qué bueno que pudieron realizarlo y el tiempo se evaporó!!!
    Tres suspiros me han salido ^^

    Besos y sueños

    ResponderEliminar
  27. Como si se han robado un pedacito del tiempo, únicamente para ellos. Que cosa más preciado que aquella.
    Me encanta tu forma de relatar, de verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Lo que yo diga, a destrozar relojes.

    Me alegro por los dos, ahora que nadie les saque de ahí.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. la magia de nuestra vida también puede hallarse en unas manecillas de un reloj fabuloso...
    Genial!
    besos.

    ResponderEliminar
  30. me encanto, simplemente, PERFECTO

    ResponderEliminar
  31. que maravilla encontrarte en cualquier momento con esa persona que hace que el tiempo se detenga.

    ResponderEliminar
  32. 20 años, que son 20 años cuando una sonrisa vuelve a asomar a tu cara al ver a esa persona que un día significo algo en tu vida, entonces comprendes que la espera valió la pena. Un abrazo
    Chus.
    PD. perdona que no comente, pero ando muy liada y me falta tiempo

    ResponderEliminar
  33. Para el amor no hay tiempo tan solo destino....

    Un abrazo amiga mía y feliz semana...

    JALE

    ResponderEliminar
  34. Por el amor de dios¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ donde está ese reloj, vamos dinoslo, ojosnegros, porfa, ja ja ja ja es bonito soñar, verdad?, un beso

    ResponderEliminar
  35. precioso, en poquísimas palabras describiste una situación tierna y digna de ser envidiada

    besos, Ojitos

    ResponderEliminar
  36. ¡Que bonito!

    Porqué las cosas no serán nunca así...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  37. Me gustaría alguna vez encontrarme con un viejo amor. No sé cómo podría sentirme. Pero me atrae la idea. Hay tantas cosas olvidadas ya en pasado! Ya me imagino tremendo viaje a la adolescencia me haría.

    ResponderEliminar
  38. Ese reloj los quiere tanto que cuando ellos ya no esten, sus manecillas dejaran de "latir"

    ResponderEliminar
  39. Muy dulce, aunque confieso, me aterró reconocer que el amor y la memoria viajan juntos, y la falta de uno mata a su compañero. Interesante... acabas de inspirarme ;)

    Saluditos!!

    ResponderEliminar