viernes, 14 de enero de 2011

Pintando el interior







Ella acudió  a la cita con aquel pintor que llamaban mágico. Sus obras tenían fama de ser impactantes para el retratado.
Allí estaba preparada, era una persona normal y no sabía qué postura adoptar. Mientras la miraba fijamente, la colocó tumbada sobre el suelo, la luz de la tarde era turbadora y penetraban dedos blancos de luz melancólica a través de la ventana, una tarde otoñal que electrizaba el corazón de la habitación transformándola en un foco nostálgico de luces fantasmales.
Él empezó mojando su pincel abombado en agua templada, después comenzó a pasárselo por el cuerpo desnudo.
Ya le habían hablado de su extraña técnica, parecía ser que así captaba el interior del alma a retratar.
Cerró sus ojos y sintió un extraño susurro, era como si aquel pincel  hablase y la dejase sumida en un sopor extraño, próximo a un sueño. Casi desvanecida, el lento pincel fue casi empapando sus párpados, sus hombros y sus pechos hasta llegar a su sexo, allí se detuvo en círculos durante varios minutos.

Después..., el artista empezó como si de un juego de magia se tratase a mezclar como un loco, amarillo, blanco, rojo, siena y gris;  gris y negro. Allí estaba de pie creando una mezcla misteriosa en su paleta, creó una profunda unión entre él y su obra. El olor a aceite de linaza , barniz y óleo la tenía completamente cautivada y el tiempo pasó...
¿Cómo pudo terminar esa obra en tan sólo una hora justa de reloj?.
No era posible.
Él la llamó y con sus mangas remangadas y salpicado totalmente de pintura giró el cuadro hacia su vista.
Su cuerpo y su cara eran una auténtico espejo de sí misma, sin embargo, quedó sorprendida cuando miró su sexo de tela, el pintor había dibujado una triste tumba en lugar de él.

41 comentarios:

  1. Que fuerte! El final me ha dejado en estado de shock Ojitos. Claro aquello estaba más muerto...
    Muy buena entrada y muy original, me encantó.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Muy sugerente,el alma apareció en el cuadro,lo demás no tenía espíritu,sólo caduca materia.
    Mi felicitación por el detallismo y buen hacer.
    Mi abrazo grande y feliz fin de semana,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  3. Creo que el amor estaba muerto en su ser!
    Me encantó este relato: muy mágico!

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  4. ay que no! Ella merecía una mínima oportunidad de rescatar su interior
    A lo mejor alguien deberia haberle dicho a ese hombre que le diera esa chance y desde su lugar de artista invitarla y enseñarle todo es posible

    hermoso texto, nena, hermoso!!

    ResponderEliminar
  5. Todo iba tan bien...suele pasar....el final...:(
    Besos para tiiii.
    tq
    mar

    ResponderEliminar
  6. Que pasada¡¡¡ es fantástico...
    Muy buena la introducción y el pincel deslizándose ...y por fin el juicio final :)
    Pero quién sabe, a lo mejor el pincel no era tan mágico...hay pinceles y pinceles ;)

    Besote ojitos negros. Feliz finde

    ResponderEliminar
  7. Increíble , soñado!
    pero su final ... el no podía resucitarla de allí . Yo se lo hubiera exigido :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Siempre es más aconsejable que le hagan a uno una fotografía: algunos pintores, los genios, no hacen retratos, sino radiografías del alama.

    ResponderEliminar
  9. El pintor era un genio.
    Y la autora de este post también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Espejos maravillosos, donde se muestra la realidad de nuestro cuerpo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Genial :) Pero que sabria el pintor de su interior???? otro que no sabe llevar al climax a una mujer?????

    ResponderEliminar
  12. Hoy me atrapo este bello relato con su magia. Felicidades!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Solo hay un lugar donde morir a gusto.

    genial!

    ResponderEliminar
  14. tu final ha vuelto a sorprenderme, ojosnegros... muy bueno

    un abrazo, varios besos

    salut!

    ResponderEliminar
  15. Una pena no poder ver el cuadro, aunque pensándolo bien nos lo has hecho ver perfectamente.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Vaya historia que te has sacado. Que buena. el final te deja roto, pero eso era lo que buscabas, pillina. Muy bueno.


    Que tengas un buen fin de semana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pues a mí me ha dejado totalmente impactada!
    Qué fuerte!

    Muy bueno este relato...

    Un besote!
    ;)

    ResponderEliminar
  18. Que fuerte!!,
    como se puede descuidar tanto un aspecto de nosotros,
    me encantó la entrada,
    gracias por compartir,
    saludos

    ResponderEliminar
  19. Ocurrente, curioso y quien sabe si realista.
    Buen blog creativo.

    ResponderEliminar
  20. Con lujos de detalles en cuanto a sugerencia de una apariencia que nunca fué.
    Felíz fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Un final impactante... me sentí identificada.

    Perfecta entrada, fascinante relato!

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  22. en eso consiste el arte. En ver más allá del exterior

    ResponderEliminar
  23. impactante final! es un hachazo!
    amo estos finales!

    besos*

    ResponderEliminar
  24. Ese ultimo parrafo si me impacto, bueno yo lo entiendo como si el pintor hubiera desifrado una enfermadad en esa parte de su cuerpo, cancer al utero talvez.

    saludos ojitos negros.

    ResponderEliminar
  25. Me dejaste helada con el final,pero viniendo de tí,no me sorprende,artista.
    Sigo en mi otro blog.
    un millón de besos.

    ResponderEliminar
  26. Muy sugerente y sorpresa en el final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. simbólico.
    Muerto por exceso o por defecto?

    ResponderEliminar
  28. Me gusta lo que escribes y cómo lo escribes.
    Te dejo el nombre de mi blog: Tijerasdepapel, por si quieres echarle un vistazo. Te enlazo a mi blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. Es bellísimo. La pintura reflejó lo que el pintor sintió al mirarla: en ese instante, ella no deseaba mantener ningún contacto con otra persona. Lo cómodo y asequible es pensar que son momentos que afortunademente pasan y, que tras esas sensaciones de rechazo llegan las ganas y la ilusión de tener a alguien a tu lado...

    Me encantó, como siempre. Consigues describir con una sola pincelado muchas emociones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Acaso, llevaba la muerte en su interior.

    Sugerente y mágico.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Buf, menudo final. La modelo se quedaría muerta.
    Me gustó :) Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Sin buscarle segundas lecturas (que las tiene) ni escudriñando entre líneas (donde se encuentra hasta petróleo)...¡¡buenísimo relato!!

    dos abrazos y un beso

    ResponderEliminar
  33. ¡¡Muy bueno!!

    Un cuento que impacta. Vas llevando al lector y lo rindes a tus pies, maravillosa obra.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  34. Voy a decir una herejía: el alma sin el cuerpo no es nada.
    Voy a decir otra: el alma sin el sexo no puede volar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Creo que la mejor retratista aca, eres tu, esos ojos negros si que saben observar y no solo mirar.

    Besote a los Ojoslindos!

    ResponderEliminar